Idealismo y terror

CARTAS AL DIRECTOR. EL MERCURIO, Domingo 14 de septiembre de 2014, por MAURICIO ROJAS

El terrorismo se ha vuelto a hacer presente en Chile. El uso del terror como medio para alcanzar fines ideológicos nos impresiona por su maldad pero también nos desconcierta.  

¿Cómo es posible que ciertos individuos lleguen a la convicción de que cualquier medio es legítimo para promover su causa? ¿Cómo se forman esas “frías máquinas de matar” que Che Guevara veía como el ideal del luchador revolucionario? ¿Cómo se transforman personas idealistas en criminales políticos? reuters-620x264Sobre este tema he reflexionado largamente, ya que en mi juventud fui parte de aquellos movimientos de inspiración marxista que hicieron del uso de la violencia una forma legítima y necesaria de acción. Tal como el anarquista criollo y el islamista suicida de hoy o el comunista y el nazi de ayer, también yo estuve dispuesto a morir y a matar por un ideal. Lo que concluí al final de una larga travesía fue que en la promesa misma de las ideologías mesiánicas, es decir, la creación de una especie de paraíso terrenal habitado por el “hombre nuevo”, está tanto el germen de su pasión genocida (exterminar al ser humano realmente existente para dar paso al superhombre del comunismo o del nazismo o al santón del islamismo) como la justificación de la amoralidad absoluta de los medios a usar, para alcanzar un fin tan deslumbrante. Esta es la “bondad absoluta” de los fines, que se transforma en maldad sin límites de los medios y nos impulsa, como dijo Karl Popper en “La sociedad abierta y sus enemigos”, a “purificar, purgar, expulsar, deportar y matar”. Así se forma el “criminal perfecto” de que habla Albert Camus en “El hombre rebelde”, que mata con premeditación y sin remordimiento, ya que lo hace en nombre del amor y la utopía. Es con ese tipo de criminales perfectos que hoy tenemos que lidiar, y para derrotarlos debemos empezar por entender que es justamente en su idealismo desmesurado, en su voluntad fanática de “salvar al mundo”, donde radica la fuente de su extrema peligrosidad. Mauricio Rojas Ex Diputado del Parlamento de Suecia

Los comentarios están cerrados.