Siete lecciones para Chile del modelo sueco

Mauricio Rojas, el chileno que fue diputado del país nórdico, resume para “El Líbero” los contenidos más destacados de su libro “Suecia, el otro modelo”. Publicado 16.11.2014

12096878604_ada982d71d_h

Suecia: crisis y transformación

Hace poco más de cuarenta años llegué a Suecia, cargado de sueños rotos y el recuerdo de aquel Chile que se había hundido en una lucha fratricida que terminó con los tanques en la calle y los generales en La Moneda. Jamás pensé en ese frío enero de 1974 que casi todo el resto de mi vida transcurriría entre esas gentes pacíficas que me acogieron con la amabilidad distante que les caracteriza. Menos pude imaginar que un día ocuparía un asiento en el Parlamento de Suecia y, además, que lo haría como representante del Partido Liberal. Era un largo viaje el que me esperaba por la geografía, la historia, la cultura y la lengua de esa tierra lejana. Pero también me aguardaba un importante viaje interior, que me llevaría de los exaltados sueños revolucionarios de mi juventud a la sobriedad del pensamiento liberal.

En ese tiempo gobernaba Olof Palme y Suecia había entrado en la fase de máxima expansión de su Estado benefactor. Por entonces ya se comenzaban a sentir las consecuencias del peso desmesurado del Estado y sus monopolios, combinado con las dificultades de una estructura industrial necesitada de una profunda renovación. Suecia optó en ese momento por la defensa del estatus quo y por agrandar aún más un Estado cuyo tamaño ya superaba largamente al de otros países desarrollados. El precio que pagó por ello fue, primero, el estancamiento y luego, a comienzos de los años 90, una crisis de proporciones mayores.

Para seguir leyendo el artículo completo, pinche el siguiente enlace: http://ellibero.cl/actualidad/siete-lecciones-para-chile-del-modelo-sueco/

Los comentarios están cerrados.